Ciencia y Tecnología

La contaminación atmosférica regresó a niveles previos a la pandemia de COVID-19

A principios de 2020, las cifras de contaminación vieron una reducción significativa. Los datos satelitales mostraron una disminución notable en la contaminación atmosférica

A pesar de la reducción en los índices de contaminación atmosférica que se vio durante el año pasado, nuevos datos satelitales indican que la tendencia se revirtió.

Una euforia colectiva inundó al mundo cuando, a principios de 2020, las cifras de contaminación vieron una reducción significativa. Los datos satelitales mostraron una disminución notable en la contaminación atmosférica, que se decantó de los encierros colectivos que diversos países implementaron como medida de contención para la pandemia. Podría ser que esta reducción se haya revertido, y las causas para celebrar también.

Fue en enero de 2020 que los primeros encierros obligatorios se impusieron en el mundo. A raíz de la explosión de COVID-19, venida de la ciudad china de Wuhan, una de las medidas nacionales a las que más se recurrió fue a la anulación de actividades en los que las personas tuvieran que interactuar entre sí.

De esta manera, se asumió, la propagación del virus podría frenarse —al menos de manera tentativa. Lo mismo sucedió con las cifras de contaminación atmosférica de las que se tenía registro hasta entonces. De pronto, comenzaron a desplomarse como no se había visto en años. Sin embargo, a más de un año que empezaron los encierros, con la reanudación de las actividades humanas los números se han disparado a la alza nuevamente.

El tráfico, la industria y las fábricas tuvieron que ralentizar sus ritmos de producción. A pesar de que la calidad del aire a nivel mundial mejoró notablemente, se trató de una solución pasajera: bastaron un par de meses para que el daño atmosférico se restableciera, como si nada hubiera pasado.

Los datos recuperados por el equipo de Copernicus Sentinel-5P sugieren que las concentraciones de dióxido de nitrógeno en Beijing cayeron alrededor de un 35% entre febrero de 2019 y 2020. Para comienzos de 2021, volvieron a niveles similares. Lo mismo sucedió en otras ciudades híper-urbanizadas de china, según señalan las gráficas comparativas entre la era pre-COVID y la actualidad.

Fuente: ngenespanol.com

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *